¿Divorcio o quedarse por lo hijos?

Las personas se casan no con la intención de divorciarse y mucho menos cuando se ha decidido tener hijos, sin embargo, el vivir en pareja es más complejo de lo que uno se puede imaginar. Esto es debido a que cada uno de los integrantes en dicha relación tiene una historia, un sistema de creencias e incluso la idea de lo que es una pareja en función de su propio modelo (sus padres). Sumado a esto,  se casan con expectativas que muchas, o la gran mayoría, no se cumplen. Terminando con mucha frustración y enojo, o en el mejor de los casos, se termina de manera pacífica a pesar del sentimiento de fracaso.

 

Cuando existen frustraciones, alimentadas por enojo y miedo, que se manifiestan de distintas maneras como: berrinches, venganzas, exigencias, intolerancia, quejas, gritos, insultos, e incluso violencia, la relación se deteriora a tal grado que empiezan a perderse valores como el respeto y la honestidad. Afectando considerablemente a los hijos e hijas, quienes están involucrados por vivir en el mismo techo, o porque incluso son parte de las batallas a causa de los roles frustrados o no aceptados en la paternidad. 

Es aquí donde uno se debe de cuestionar que es mejor… si quedarse por los hijos o divorciarse.

Es una responsabilidad que cada uno como adulto debe de tomar, considerando principalmente, el no afectar a terceros, que en este caso son los hijos/hijas.

 

Cuando uno toma una decisión, lo debe de hacer en función de una elección responsable y consiente, esto quiere decir asumiendo las consecuencias tanto buenas como malas.

 

Los hijos/hijas pueden entender muchas cosas y pueden manejar cualquier situación mientras esta sea de manera madura, sana, pacífica y donde no se les culpabilice. Ya que los hijos/hijas en el proceso de pleitos como de divorcio, viven muchas fantasías ocasionadas por incertidumbres y  también por estar en una posición vulnerable dentro de la familia. Llevándolos a buscar cualquier modo para tratar de que el sistema no tenga un quiebre. Esto en el caso interno de la familia.

 

Pero que hay afuera del entorno familiar, que afecta de igual o de peor manera la decisión del divorciarse o quedarse por los hijos/hijas…

El concepto de familia!!!

El concepto de familia es algo que todos tenemos interiorizado y lo aprendemos desde que nacemos, y que gracias a este sistema comunitario/social, se desarrolla el  apego, que es una vinculación afectiva generada de manera instintiva para las necesidades básicas y elementales para poder vivir,  (tal y como es el alimento, la protección, el amor etc),  que  determina el concepto de familia dentro de una sociedad. Cuando este se encuentra vulnerable es cuando todos los miembros de una familia sufren miedo; miedo a ya no pertenecer a una familia, a no trascender como se esperaría en una sociedad, que equivale a patologizar una conducta, es decir que se va a vivir de manera disfuncional (“no sana”). Y esto es quizá lo que más se cuestiona para tomar una decisión.

 

Sin embargo, aquí hay algo importante que se debe destacar…  que la familia se separe, no quiere decir que ya no hay familia. El sistema de familiar se creo por poner un orden a través de la consanguinidad. Esto quiere decir que la familia, papá, mamá e hijos/hijas, jamás se terminará, solo se transformará. Se vivirá de una manera diferente, donde las reglas serán diferentes y esto no determina si será disfuncional o no. Hay parejas que viven juntos hasta que la muerte los separe, en una relación patológica, donde los hijos/hijas sufrieron  y no solo eso, repitieron el modelo de pareja. Mientras tanto, hay parejas que decidieron divorciarse de manera pacífica y las familias que ambos construyeron fuera de este sistema, después terminaron estando unidas y lograron una gran familia (los tuyos, los míos y los nuestros)

 

Para concluir, la decisión no debería de hacerse desde el miedo. Cualquier relación y más la familiar tiene que construirse y permanecer con valores. Cuando esto no es así, es aconsejable considerar la transformación.

Escribir comentario

Comentarios: 0